domingo, 15 de abril de 2012

Pasividad


Hay veces en que las palabras se te salen de los dedos por asi decirlo, que quieres decir mucho pero te autosaboteas y prefieres callarte. Porque la pasividad la regalan y está envuelta en una cajita bonita con colores.
Pero existe un punto en que ya no puedes hacerlo, en que sencillamente necesitas sacarlo o estallas cual bomba molotov.

Cuando después de pasarte meses dándole vueltas a la razón de ser de tu mundana existencia, te das cuenta de que todo el pinche tiempo te has estado haciendo pendeja. Cuando tu misma te das cuenta de que no has estado haciendo nada porque en algún momento te perdiste y ya no quisiste encontrarte, ni saber que había más delante, cuando tus decepciones superaron a tu pequeño optimismo y no quisiste de otra más que quedarte viendo a la nada mientras todo a tu alrededor se movía tan rápidamente que termino siendo 15 de Abril y no tienes ni puñetera idea de que pasó desde Enero hasta este momento en el tiempo.

Cuando espabilas y ves lo mucho que han cambiado las cosas en ese tiempo y lo nada que has cambiado tu, te llega cabrón el cheque firmado por tu realidad. No me imagino lo que se siente que te pasé eso después de 30 años,  vaya manera de sentirse defraudado por uno mismo.
Si al menos te dijeran que ese regalo con bonita envoltura te costará a la larga más de lo que podrás pagar. Que es como una cuenta de crédito revolvente, te sacará hasta lo ultimo de tus ganas de hacer algo.

No hay manera de que puedas describir tu desesperación en ese momento. ¿Por qué? ¿Por qué te dejaste así, nomás? Quisieras darte un par de buenas cachetadas y decirte "No seas pendeja" pero el tiempo que perdiste nadie te lo va a regresar y lo único que puedes hacer es prometerte no volver a sucumbir ante ese regalo tan bonito porque ahora sabes que es como una trampa para osos, tendrías que cortarte la pierna para salir viva otra vez de ahí.

Estúpida envoltura de colores.

1 comentario:

claudia elena dijo...

De esas veces que nadie comenta el post de chesto porque es profundo y no sabemos qué decir